el blog para ticye…. si la constancia lo permite

Entradas etiquetadas como ‘reflexiones peregrinas’

preparando el forumulario de evaluaciòn

hoy es 18, se acabó el fImagenin de semana.

Terminé con esfuerzo la lectura del texto de N y L a partir del cual debo confeccionar el cuestionario (y contestar los de mis 4 coleguixs).

El “Capítulo 2. La lógica de la producción posfordista: consecuencias espaciales de la
especialización.” de Patricio Narodowski y Matías Remes Lenicov meresultó bien interesante (click aquí para descargarlo o click aquí para ver el índice de contenidos del libro completo).

Sé muy bien que a esta altura de la semana, de la vida, del año, y del curso TICyE tendría que estar más avanzadix en las tareas y las lecturas. Pero ese “saber muy bien” se relaciona ¡y tanto! con las imposiciones del “deber ser” (y por qué no del “deber saber”) que solo de pensarlo me da calambre mental y se me hinchan las várices.

A partir de ese capítulo -que ha desconcertado a varixs de mis colegas de cursada por “no es mi campo” “no sé que es fordismo” etc)- debemos desarrollar un cuestionario para poner a prueba nuestras habilidades de diseñar una evaluación “de tema general” teniendo en cuesta diferentes aspectos que no voy a repetir pues nos han sido señalados en el aula virtual.

Estamos pensando -yo pienso al menos- en un escenario de evaluación en el contexto de la educación universitaria. ¿por qué menciono esto?Por un lado porque se sabe que no hay sentido del texto sin un contexto.

Y siguiendo el juego de palabras perogrullesco, el contexto hace entonces que el texto sea con-sentido.

Recalculo y retorno. Consciente de que toda argumentación, todo preparativo, toda justificación y toda excusa debe cortarse en algún momento para permitir que las cosas del mundo sigan sucediendo (o que tengamos un momento para notificarnos de que el mundo transcurre a pesar de nuestra minucia analítica), lamento que el texto compartido en el citep (no he verificado el enlace al  pdf descargable de más arriba) no incluya al final las referencias bibliográficas citadas. Es “natural”. Se trata de un capítulo extraído a un libro, que seguramente tendrá toda la bibliografía concentrada en las páginas finales. Sin embargo esta -recurrente- pequeña y poco traumática omisión es para mí un aspecto notable de… algo que ahora no sé bien cómo llamar.

Cuando se me solicita un trabajo monográfico para una evaluación, una publicación o lo que fuera, no se admite que falte la correcta forma de citar la bibliografía consultada y referida, por más que èsta sea fácilmente accesible (o no) mediante buscadores y palabras clave adecuadas. Entonces me pregunto por qué cuando se me proporciona un material de lectura no se lo presenta bajo iguales condiciones, teniendo en cuenta cuánto y cómo disciplina y educa el ejemplo. ¡Y ojo! que yo soy de las que algunas veces -en los lejanos pero no inusuales tiempos de la fotocopia- prefería ahorrarse un par de fotocopias omitiendo la tapa del libro, su índice y el listado de bibliografía. Pero ahora esa cantidad de páginas extra no tiene costo alguno, y ocupan un espacio insignificante en la memoria de cualquier tosco dispositivo de almacenamiento.

Por supuesto, cuando digo “no tienen costo alguno” pienso en un costo monetario que no me afecta a mí, pero soy consciente de diversos costos que sí tienen la producciòn, circulaciòn e intercambio en formato digital. Entonces, para concluir y tratar de volver a cumplir la consigna propuesta, dejo nota que me gustaría haberme encontrado con los enlaces a los informes de la FAO y tantos otros se mencionan en los textos. Más allá que yo luego usara o no usara esa información, también el acceso a la misma tiene que ver con parte de la transparencia.

trampolìn y me rompo la cabeza

 

Y todo esto como un trampolín para pensar en las cosas que evaluamos tanto al diseñar una evaluación como al padecerla/disfrutarla/responderla. Pero mejor dejo que todo esto decante y en otro momento trato de retomar las ideas que aún no expresé sobre las tensiones y los lìmites entre lo que planeamos y lo que podemos (¡otra vez!). Algo que ya empezamos a debatir junto con Alfredo Gallego en su blog.

Agregado 1: se puede acceder desde aquí.